• Vida saludable

    Cada niño es único,
    especial, diferente

¿Es tu hijo la clase de niño que se beneficiaría de beber leche? Eso depende.

¿A tu hijo le gusta practicar deportes? Entonces beber leche descremada o baja en grasa luego de hacer ejercicio puede asegurar que esté hidratado y reabastecido de nutrientes esenciales. La capacidad superior de hidratación de la leche proviene de su contenido de electrolitos y densidad energética. Además, la leche reemplaza el sodio perdido mediante el sudor y ayuda al cuerpo a retener fluidos de manera más efectiva.

¿A tus hijos les gusta tomar riesgos? Aunque la leche no puede prevenir las lesiones causadas por montar patineta, hacer parkour, o jugar dodgeball, el calcio en la leche definitivamente puede hacer que los huesos de los niños sean más fuertes.

¿Tus hijos comen dentro y fuera de casa? Si los niños comienzan su día con una buena cantidad de proteína, esto mejora las probabilidades de que no sientan hambre a media mañana. Sin embargo, no todas las fuentes de proteína son iguales. La leche de la proteína es una proteína completa, mientras que la mayoría de las fuentes de proteína vegetal son incompletas. Esto significa que no les dan a tus hijos los elementos que sus cuerpos necesitan para crecer. De hecho, la leche les brinda a los niños beneficios que duran hasta después del día escolar. Los estudios muestran que mientras más leche o productos lácteos enteros consuman los niños, ellos tendrán menos grasa corporal al convertirse en adolescentes.

Artículos

Más beneficios de la leche