• Vida saludable

    EL BIENESTAR COMIENZA
    CON ESTAR BIEN DESCANSADO

Aquí tienes una forma de saber si estás durmiendo lo suficiente: mira tu balanza. No dormir lo suficiente hace que sea más difícil alcanzar o mantener tu peso ideal. Hay varias razones para esto. Para empezar, cuando estás cansado, tiendes a no tomar las mejores (léase: las más saludables) decisiones. Dejas de hacer ejercicio. Comes cualquier alimento que sea rápido y fácil, particularmente fast food o para llevar, y en porciones más grandes que cuando no estás cansado. Es más, la falta de sueño crea un círculo vicioso poco saludable: cuanto más cansado estás, más cafeína terminarás ingiriendo para mantenerte despierto. Y todos sabemos que la cafeína y el sueño no combinan. Suma todo esto y obtendrás estadísticas como, más de de los estadounidenses no duermen lo suficiente.

OK. Ya estás convencido de que dormir lo suficiente es clave para tener la claridad mental que necesitas para tomar buenas decisiones. ¿Pero cómo lo haces? Por suerte, las respuestas que buscas no requerirán que hagas cambios radicales en tu vida. Con pequeños ajustes estarás mejor. Comienza apagando tus pantallas y dispositivos al menos una hora antes de acostarte. Si puedes mantener un horario para levantarte y acostarte, eso te dará una ventaja extra.

Los rituales son de gran ayuda. Piensa en darte un baño caliente, un buen libro o algo de meditación. Además aquí va otra que no es solo una buena práctica, sino también buena nutrición. La leche contiene varios compuestos conocidos por reforzar los ciclos de sueño saludables. Contiene triptófano, un aminoácido que se encuentra en una variedad de alimentos ricos en proteínas y que juega un papel importante en la producción del neurotransmisor conocido como serotonina. La serotonina eleva tu estado de ánimo y te ayuda a relajarte. Y como si eso fuera poco, la serotonina también ayuda a la producción de la hormona melatonina. La melatonina, también conocida como la hormona del sueño, ayuda a regular el ritmo circadiano y los ciclos del sueño.

Cuando se trata de descanzar, la leche está repleta de compuestos bien activos. Irónico, ¿no?

Si toda esta ciencia te ha dado sueño, alégrate sabiendo que al beber leche antes de acostarte, estás prestando atención a los consejos que funcionaron para innumerables padres que solo buscaban que sus hijos finalmente se durmieran.

Artículos

Más beneficios de la leche