• Vida saludable

    Té Con Leche. Una
    Taza De Tranquilidad

Cuando los historiadores clasifiquen las épocas más tranquilas y relajantes de la vida estadounidense, esta que estamos viviendo ahora, probablemente no estará ni cerca, ya que son tiempos estresantes.

Ojalá que estés encontrando maneras de reducir el estrés, tal vez con menos tiempo expuesto a medios de comunicación estresantes, o iniciando prácticas de respiración profunda, estiramiento y hasta meditación. Nos gustaría sugerirte otra manera: comer sano.

La leche está llena de antioxidantes y nutrientes para mantenerte saludable. Pero también intenta esto: en lugar de dejar que la leche actúe sola, que una sus fuerzas con un compañero sorprendente: el té. Si esto suena raro, te prometemos que la leche y el té van juntos como… la leche y el café. De hecho, en muchas partes del mundo, desde India hasta Gran Bretaña y Hong Kong, el té con leche es lo tradicional y el té sin leche es una excepción. Pero hay mejores razones para agregar leche al té que «porque lo hacen todos».

Comienza por el sabor. Con sus azúcar natural (lactosa), la leche aporta un poco de dulzura a tu té. Y si le agregas una variedad de leche con un mayor contenido de grasa (desde un 2% hasta crema) tu té tendrá un sabor suave y cremoso. Si esto te suena bien, ¿y cómo no podría serlo?, el siguiente paso es seleccionar el té ideal para ti.

La mayoría de los amantes del té con leche comienzan su té con leche con una base de té negro, por lo general prefieren los tés más atrevidos y fuertes como Assam y Ceylon. Los tés negros solos tienden a ser bastante amargos, y ese es un rasgo que la leche ayuda a mantener bajo control. Otra característica del té negro es que es uno de los tipos de té más saludables que puedes beber. Como la leche, contiene antioxidantes que podrían ayudar a reducir el riesgo de enfermedades crónicas. También se ha demostrado que el té negro reduce el estrés y aumenta la energía.

Otra gran cosa sobre el té con leche es su flexibilidad. Adelante. Sé creativo. ¿Té verde Matcha? ¿Masala chai de la India? ¿El tradicional Earl Grey? Todos funcionarán de maravilla. Si te gusta el té con leche algo más dulce, el azúcar (o hasta el azúcar morena) es el endulzante preferido por la mayoría de los fans del té, pero el jarabe de dátil o el jarabe de maple también funcionan bien. Y dependiendo del clima, el té con leche es delicioso, caliente o frío. El té con leche te brinda muchísimas y fáciles opciones para combatir el estrés y restaurar la calma. Y en estos días, los simples placeres son más importantes que nunca.

Artículos

Deja-moo